Cocineros o frailes: dos maneras de leer un blog


En España se suele usar una expresión: “ser cocinero antes que fraile”. No sé si estaré en lo cierto o no, pero yo personalmente interpreto este dicho en el sentido de que una vida activa previa (la de cocinero) es condición necesaria para tener una vida contemplativa (la del fraile) enriquecedora, tanto para uno mismo como para los demás.

Llevo ya bastante tiempo inmerso en el apasionante mundo de los blogs, sin embargo, desde que he empezado a escribir el mío propio, se puede decir que me he convertido en un fraile metido a cocinero. En el poco tiempo que llevo en mi nueva condición, me he dado cuenta de que, reflexionando sobre lo que he aprendido en este lapso de tiempo tan corto, pueden existir dos maneras de leer un blog.

La del fraile contemplativo:

Antes de empezar a publicar mis propios posts, yo era (¡ya estoy usando el pasado!) un lector casi compulsivo de blogs. Encontraba uno, me gustaba, me suscribía y a leer. Artículos, artículos y más artículos. Los que más me gustaban los compartía y organizaba y vuelta a empezar.

La del cocinero participativo:

Una vez puesto el delantal de cocinero-bloguero, me he dado cuenta de que existe una manera mucho más enriquecedora de acercarse a los blogs. Antes pensaba que un blog empezaba y terminaba en sus artículos. Jamás había reparado en los comentarios que se hacían a esos mismos artículos; no se me había ocurrido pararme siquiera a hacer yo mismo uno. Había demasiados artículos que leer para perder el tiempo, pensaba. Gran error. El tener el privilegio de poder leer los comentarios que están recibiendo por parte de mis compañeros de #websoc13 mis pocos post publicados, me están ayudando, más que cualquier lectura contemplativa, a depurar mis propios pensamientos como jamás habría pensado. El diálogo, al menos para mí, no puede estar resultando más constructivo. Esto es, precisamente, a lo que creo se refería @LiaSantGr en el siguiente Tweet: 

Imagen

Si estoy en lo cierto, desde luego no puedo estar más de acuerdo con ella. ¿Será esto a lo que se refieren cuando se habla del conocimiento aumentado y de la inteligencia colectiva?

Uppss!!! Me gustaría poder ensayar una respuesta a estas cuestiones, pero lo tengo que dejar aquí porque estoy empezando a sufrir un ataque de “notitis aguda”. Me acabo de acordar de que tengo Digitalización y Preservación abandonada y hay examen.

8 pensamientos en “Cocineros o frailes: dos maneras de leer un blog

  1. Pues sí, por ahí van los tiros. Cuando empiezas a colaborar, te das cuenta de que, si muchos colaboran, lo que se acaba obteniendo es mucho más valioso que la mera suma de lo que se obtiene. Otra cosa es que todos puedan colaborar de la misma manera y en la misma forma, y que incluso parte de esa colaboración acabe siendo ruido (en el sentido más documental del término). Pero sí, por ahí van los tiros. ¡A ver si logramos animar a más gente!

    • Gracias David por tu comentario.
      La idea a la que te refieres cuando hablas de que “Otra cosa es que todos puedan colaborar de la misma manera y en la misma forma, y que incluso parte de esa colaboración acabe siendo ruido (en el sentido más documental del término)” está muy bien ejemplificada en el libro de Felipe Ortega y Joaquín Rodríguez “El Potlatch Digital” cuando hablan de cómo se distribuye la participación entre los wikipedianos para realizar, como su propio nombre indica, la wikipedia. No me acuerdo exactamente de las cifras, pero creo que en general, el 10% eran responsables del 90% del contenido. La cuestión del engagement y de los incentivos para mantenerlo es muy importante.
      Una idea provocativa: dad el aprobado general, a ver si con ese incentivo la gente se anima a participar…y que no se entere la UC3M.
      Saludos.

  2. No puedo sino darte la razón en lo que dices. La verdad es que me siento muy identificada con tu post. Hasta que no te pones a escribir un blog no te das cuenta de lo necesario que es que otras personas colaboren contigo dejándote sus impresiones sobre lo que dices. La información que te aportan es tan importante como lo que tu mismo eres capaz de decir. Te sirve no sólo para completar la información sino para ver tus propios errores y corregirlos.

    He leído tus post y los comentarios que te han escrito y pienso que has sido capaz de “enganchar” a la gente a leerte, a que te dejen comentarios que aportan valor, y eso es muy complicado!! Así que enhorabuena por ello, y a seguir adelante!🙂

    En el poquito tiempo que llevamos de #websoc13 también me he dado cuenta de lo importante que es la interacción con los demás. Aunque de momento los lectores de los blogs somos los propios compañeros de curso así como los profesores, estoy convencida de que en un tiempo serás capaz de hacerte leer por “desconocidos” que encuentren el blog y que como tú (o yo), se suscriban porque encuentren interesante lo que cuentas, y te aporten visiones externas, fuera del marco de la asignatura, ¡que al final es lo más interesante!

    Mucha suerte y de nuevo, ¡enhorabuena por tu blog!

    • Muchísimas gracias por tus palabras!!!
      En cuanto a la idea del post, creo que lo has expresado tú mucho mejor de lo que yo lo hubiera hecho nunca: “Hasta que no te pones a escribir un blog no te das cuenta de lo necesario que es que otras personas colaboren contigo dejándote sus impresiones sobre lo que dices. La información que te aportan es tan importante como lo que tu mismo eres capaz de decir. Te sirve no sólo para completar la información sino para ver tus propios errores y corregirlos” Me encanta.

  3. Hola Ignacio: yo por aquí otra vez, fan de tu post. Tenés un don para atraer con la escritura y para arrancar con títulos sugerentes. Pero esta vez, tengo otro punto de vista… creo que la premisa “ser cocinero antes que fraile” sigue vigente y que el punto fundamental es preguntarse qué significa ser fraile.
    Si te planteas que Fraile es llegar al plano de la meditación o de la contemplación en contraposición al que se arremanga para trabajar, construir y edificar primero, estamos de acuerdo, porque sólo desde la experiencia vivencial se puede valorar y meditar sobre lo creado.
    Pero en este caso, para mí, la etapa de navegar por muchos blogs, leerlos y gestionarlos en una actitud “pasiva” sin muchos comentarios, no es de Fraile. Es parte del aprendizaje inicial, de la etapa en la que el cocinero mira cómo cocinan otros y cómo combinan los ingredientes y qué sabor tiene el resultado final de lo que hacen. Luego se animan a hacer unas galletitas simples y así se va creciendo.
    Es la etapa natural de la psicología humana. Observo, ensayo pensamientos sobre mi lugar en esa observación, mido mi capacidad, mi tiempo, cargo con mi personalidad más o menos audaz, con las habilidades y competencias que tengo y luego más tarde o más temprano o nunca, según la convergencia, hago algo en esa realidad que observo.
    A la etapa de Fraile, se llega después de haber construido, mirado, aprendido, desaprendido y vuelto a reconstruir, y cuando justito coincide que dicen, al menos en mi país “es una vaca sagrada” eso quiere decir que sabe muuuuuucho, muuuuuchooo. Ahí se vuelve Fraile, con la humildad de los grandes, de quienes construyeron… y son los que escriben, teorizan, sintetizan las claves de la práctica y aportan conocimiento. No es sólo de ellos, puede ser colaborativo y de todos, pero esos son los frailes.
    De todos modos no endioso a nadie, pero si respeto las trayectorias y sopeso que llegan a “sagrados” porque construyeron y construyen. Qué pobre sería un Fraile si no sigue cocinando!!!
    Acá estamos Ignacio, nos atrevemos a escribir o estamos obligados???!!!
    Es lo valioso de esta materia, como ya mencionaran otros compañeros: con la asignatura Web Social, entramos en la cocina. David y Tony están esperando que sepamos manejar la licuadora, la procesadora, y los demás utensilios de cocina. El que no haga algo más o menos comestible, no aprueba!
    Saludos,
    Silvana

    • Muy bienvenida Silvana de nuevo y las veces que haga falta.
      Me encantó tu comentario, tanto que permíteme que te haga una sugerencia. Creo que deberías publicarlo en tu propio blog como un post. La reflexión merece la pena y la última parte es apoteósica: “como ya mencionaran otros compañeros: con la asignatura Web Social, entramos en la cocina. David y Tony están esperando que sepamos manejar la licuadora, la procesadora, y los demás utensilios de cocina. El que no haga algo más o menos comestible, no aprueba!” Grande Silvana.
      Sólo una puntualización. Con lo de fraile contemplativo me refería a conocer algo en teoría solamente, sin haberlo probado en la práctica. Por ejemplo, te podría decir un millón de artículos que hablan sobre los MOOCs, pero yo nunca he formado parte de uno. ¿Hasta qué punto puedo decir que sé en qué consiste un MOOC? Con los blogs me sucedía lo mismo Sé que no es exactamente igual ateniéndonos a la lógica, pero permíteme una licencia literaria. Comparto tu reflexión completamente, porque en el fondo creo que estamos hablando de lo mismo.
      Un saludo muy cordial.

      • Gracias por tu sugerencia, pero no me da para ponerlo como un post en mi blog porque es un comentario al tuyo y aquí está mejor.
        Saludos,
        Silvana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s